NEUROFISIOTERAPIA

El punto de partida imprescindible en todo tratamiento de neurorehabilitación es la exploración fisioterápica. Consiste básicamente en conocer el estado funcional del individuo mediante la realización de diferentes pruebas (Test de Oxford, coordinación neuromotora, estudio distribución peso corporal, goniometría, reflejos, estudio de la sensibilidad superficial y profunda…).

Una vez finalizada la exploración, estamos en condiciones de aplicar el tratamiento físico que más se adapte a las necesidades del paciente. La terapia aplicada se modificará en función de la evolución que experimente el individuo. El seguimiento diario por parte del fisioterapeuta proporciona a éste las herramientas necesarias y precisas para poder planificar y modificar las estrategias terapéuticas adecuadas.

Se aplican las últimas técnicas que abarcan:

Electroestimulación

  • Tratamientos dirigidos a musculatura inervada, denervada, analgesia, trastornos circulatorios, de partes blandas, etc.

Terapia manual

  • Bobath, Perfetti (Ejercicio Terapéutico Cognoscitivo), movilizaciones, masaje, estiramientos.

Bobath: El concepto Bobath es uno de los enfoques mas utilizados hoy dia en el campo de la rehabilitación neurologica en personas con trastornos neuromotores independientemente de la edad y del grado de severidad.

Fue desarrollado en Londres en 1940 por el neurólogo Karel Bobath y la fisioterapeuta Berta Bobath con los conocimientos neurofisiologicos de la época. Desde entonces el concepto Bobath está en constante evolución.

Está basado en el conocimiento de:

  • Control motor
  • Aprendizaje motor
  • Plasticidad del SNC y muscular
  • Biomecánica
  • Experiencia clínica

El concepto Bobath es una forma de observar y tratar al paciente, donde siempre van muy ligados la evaluación y el tratamiento. Es un proceso contínuo

Ejercicio Terapéutico Cognoscitivo: Utilizamos la técnica de Perfetti, basada en rehabilitar al paciente a partir de sus funciones corticales superiores (atención, memoria, aprendizaje, lenguaje). Se le plantea al individuo un problema cognoscitivo, que podrá solucionarse por medio del desplazamiento o fragmentación de algunos segmentos corporales, realizados con la ayuda del fisioterapeuta. El sistema nervioso central ha de organizar de forma correcta las informaciones relacionadas con el movimiento y con la sensibilidad a través de los exteroreceptores.

Ejercicios desgravados

  • Dirigidos básicamente a musculatura parética con afectación motora. Es el punto de inicio para toda actividad voluntaria. La polifuncionalidad que otorga la jaula de Roches, así como el perfecto conocimiento del movimiento articular permiten al profesional poder escoger en cada momento el ejercicio más adecuado para la articulación objeto del tratamiento. El material que se utilizará en esta técnica es: poleas, gomas, cinchas… así como diferentes sacos o resistencia.

Toda la terapia expuesta anteriormente la aplicamos en todos aquellos síntomas o deficiencias que genera la discapacidad, algunos de los cuales se mencionan a continuación:

  • Trastornos
  • Los trastornos motores y sensitivos están provocados por lesiones encefálicas o del cordón medular de carácter traumático, compresivo o inflamatorio. La movilidad reducida es subsidiaria de ayudas ortopédico-mecánicas que facilitarán las actividades de la vida diaria (comunicación, movilidad, aseo…)

  • Úlceras por decúbito
  • La compresión continuada de las zonas acras y el déficit vascular unido a la falta de sensibilidad, son las causas más frecuentes de úlceras por decúbito. Es importante formar adecuadamente al individuo, con la finalidad de que conozca la problemática, y evitar así que se produzca la llaga.

  • Deformidades
  • Fenómenos como la espasticidad, la inmovilidad, las retracciones musculotendinosas, así como una mala higiene postural, favorecen las deformidades articulares. En ocasiones se ha de recurrir a la ortopedia como medida correctiva articular.

  • Déficits circulatorios
  • Los déficits circulatorios que se pueden observar en el discapacitado, obedecen a las numerosas horas de sedestación, así como a la atonía muscular provocada por la disfunción neurológica, lo cual suele generar trastornos en la circulación de retorno, más frecuentes en las extremidades inferiores (edemas).

  • Atrofia muscular
  • Otra secuela importante del mieloleso y de las enfermedades neurodegenerativas es la atrofia muscular debido a la denervación y falta de uso.

    A modo de resumen, las lesiones que con mayor frecuencia tratamos son:

    • Definimos al lesionado medular como aquel individuo que a causa de una malformación congénita, enfermedad, traumatismo, etc. adquiere una lesión que asentará a nivel medular, con la instauración de los siguientes trastornos: parálisis y anestesia por debajo de la zona afecta así como incontinencia esfinteriana.

    • Definido como un intercambio brusco de energía mecánica que genera deterioro físico o funcional del contenido craneal. Se consigna como alteración del contenido encefálico el compromiso de conciencia (generalmente de tipo cuantitativo), la amnesia postraumática o un síndrome vertiginoso o mareos persistentes. También debe considerarse como un signo de disfunción del contenido craneal la aparición de una cefalea holocránea persistente y progresiva que puede o no acompañarse de vómitos. Puede ser provocado por diferentes tipos de mecanismos físicos y donde pueden estar involucradas varias de las estructuras del encéfalo.
    • Se distingue de la Contusión de Cráneo, que corresponde a un impacto mecánico sobre la bóveda craneana que no produce alteración del contenido craneano, y que puede asociarse a dolor local.

    • Un accidente cerebrovascular (ACV o ACVA), ictus cerebral, apoplejía, ictus apoplético o ataque cerebral[1] es un tipo de enfermedad cerebrovascular[2] caracterizada por una brusca interrupción del flujo sanguíneo al cerebro y que origina una serie de síntomas variables en función del área cerebral afectada.
    • Puede ser por un coagulo que obstruye el paso de la sangre hacia una parte del cerebro (ictus isquémico) o bien por una hemorragia originada por la rotura de un vaso cerebral (ictus hemorrágico). Aproximadamente el 85% de los ictus son isquémicos y el 15% hemorrágicos.

    • La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad desmielinizante, neurodegenerativa y crónica del sistema nervioso central. Por el momento se considera que no tiene cura aunque existe medicación eficaz y la investigación sobre sus causas es un campo activo de investigación. Las causas exactas son desconocidas. Puede presentar una serie de síntomas que aparecen en brotes o que progresan lentamente a lo largo del tiempo. Se cree que en su génesis actúan mecanismos autoinmunes.
    • Se distinguen varios subtipos de esclerosis múltiple y muchos afectados presentan formas diferentes de la enfermedad con el paso del tiempo.
    • A causa de sus efectos sobre el sistema nervioso central, puede tener como consecuencia una movilidad reducida e invalidez en los casos más severos.

    • La esclerosis lateral amiotrófica (abreviadamente, ELA) es una enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular [1] por la cual las motoneuronas [2] disminuyen gradualmente su funcionamiento y mueren, provocando una parálisis muscular progresiva (de pronóstico mortal, pues en sus etapas avanzadas los pacientes sufren parálisis total) que se acompaña de una exaltación de los reflejos tendinosos [3] (resultado de la pérdida de los controles musculares inhibitorios).
    • En la ELA, las funciones cerebrales no relacionadas con la actividad motora, esto es, la sensibilidad y la inteligencia, se mantienen inalteradas. Por otro lado, apenas resultan afectadas las motoneuronas que controlan los músculos extrínsecos del ojo, por lo que los enfermos conservan los movimientos oculares hasta el final. Igualmente, la ELA no daña el núcleo de Onuf, por lo que tampoco resultan afectados los músculos de los esfínteres que controlan la micción y defecación.
    • La enfermedad afecta, especialmente, a personas de edades comprendidas entre los 40 y 70 años, más frecuentemente en varones y entre los 60 y 69 años

    • La enfermedad de Parkinson (EP), también denominada parkinsonismo idiopático o parálisis agitante[1] es un trastorno neurodegenerativo crónico que conduce con el tiempo a una incapacidad progresiva, producido a consecuencia de la destrucción, por causas que todavía se desconocen, de las neuronas pigmentadas de la sustancia negra[2] [3] Frecuentemente clasificada como un trastorno del movimiento, la enfermedad de Parkinson también desencadena alteraciones en la función cognitiva, en la expresión de las emociones y en la función autónoma.

    El equipo humano que forma parte del departamento de neurorehabilitación, está constituido por 11 profesionales.

    CONTACTAR

    No olvide que cualquier duda que se le presente, nos la puede hacer llegar mediante llamada telefónica, e-mail o rellenando el siguiente formulario y nosotros con mucho gusto le asesoraremos.



    Para más información, y sin ningún compromiso, podeis encontrarnos en:

    CALLE

    CALLE

    Girona nº 84, bajos
    08009 Barcelona

    TELÉFONO / FAX

    TELÉFONO / FAX

    93 231 83 84

    METRO

    METRO

    L4 - Girona

    MÓVIL

    MÓVIL

    652 98 35 54

    HORARIO

    HORARIO

    Lunes a Viernes
    09:00-20:00 h

    E-MAIL

    E-MAIL

    mdiaz@manfred-sa.com
    recepcion@manfred-sa.com

    MANFRED